RANA FLECHA AZUL » Forma de vida del vistoso y letal anfibio

Aunque los intensos colores metalizados de la “rana flecha azul”, la convierten en una de las criaturas más vistosas del grupo de anfibios anuros al cual pertenece, también integra la lista de las especies más venenosas del mundo entero. Forma parte de la familia de los dendrobátidos y se reproduce a partir de huevos, es decir, es un animal ovíparo terrestre, sin embargo, solo desarrolla su peligroso veneno al nacer y criarse en libertad.

Las atractivas características de la rana flecha azul

La rana flecha azul es un anfibio de características físicas bastante atractivas, empezando por el brillante tono azulado con manchas negras de su piel.

Es una criatura de pequeña talla, con medidas que rondan los 4 y 5 centímetros de longitud. Además pesan alrededor de 8 gramos y medio.

Como cualquier miembro de clase Amphibia, es un animal terrestre cuya anatomía le permite desenvolverse en el agua, aunque realmente no es el mejor nadador, pues carece de extremidades palmeadas.

En este sentido, cuenta con patas provistas de dedos que le brindan la posibilidad de adherirse a superficies verticales, como por ejemplo los árboles.

Por otra parte, presenta dimorfismo sexual, siendo la hembra más grande que el macho, solo que éste tiene la espalda curvada y las puntas de los dedos más pronunciadas.

Flechas, color y veneno

La rana flecha azul es un animal ovíparo terrestre que segrega un poderoso veneno a través de su piel, no obstante, esta es una cualidad propia de los ejemplares que se reproducen en estado silvestre, pues la producción de la peligrosa toxina depende directamente de su alimentación.

De hecho su nombre deriva tanto de su llamativo color, como de las técnicas empleadas por los nativos para aprovechar la secreción tóxica, pues la han utilizado para bañar las puntas de las flechas antes de ir a cazar.

Reproducción y desarrollo del tóxico anfibio

Este tipo de anfibio depende de una reproducción ovípara, con períodos de apareamiento que inician al llegar la época de lluvias en febrero y marzo.

Dicho proceso se da después del cortejo que comúnmente empieza el macho, realizando curiosos sonidos semejantes a un leve zumbido para atraer alguna hembra.

Luego de coincidir, las parejas de estos ovíparos terrestres, buscan un lugar húmedo y oscuro en el que puedan dejar los huevos, los cuales fertilizan los machos después de que sus compañeras desoven de 5 a 10 unidades aproximadamente, envueltas en una sustancia transperente y gelatinosa.

Eclosión y etapa de metamorfosis

A diferencia de otros anuros, la rana flecha azul no deja sus huevos directamente en el agua, sino en sitios cercanos al vital líquido.

De hecho, después del transcurso de las siguientes dos semanas al desove, cuando culmina el período de incubación y se abre paso a la eclosión, son los machos quienes transportan a los renacuajos hacia los depositos acuáticos y los van dejando por separado, pues el canibalismo sucede frecuentemente en la etapa de metamorfosis.

Este tiempo de desarrollo típico de los anfibios, suele demorar entre 2 o 3 meses, cuando por fin alcanzan la adultez y salen del agua.

La esperanza de vida para la rana flecha azul varía según dónde esté, pues en libertad vive unos 6 años y en cautiverio el doble.

Un hábitat cálido y lleno de humedad

La rana flecha azul tiene costumbres diurnas y es un animal terrestre que se distribuye geográficamente en áreas de Suramérica, teniendo mayor presencia en Surinam.

En este sentido, se pueden hallar grandes poblaciones de este tipo de anfibio venenoso en la remota sabana de Sipaliwini.

Ahora bien, su hábitat depende de cálidas temperaturas que oscilen los 22° y 27°, donde además abunde la humedad que necesita para vivir.

En otras palabras, ocupa las zonas boscosas cercanas a una amplia variedad de cuerpos de agua, como ríos, charcos o arroyos.

Alimentación: el secreto de la toxina

Tal como mencionamos anteriormente, el secreto de la toxina que producen las ranas flecha azul, está en su alimentación, ya que su plato principal son las hormigas de Surinam, de las cuales procesan los elementos necesarios para generar su veneno.

Asimismo, estos anuros azulados consumen otros tipos de artrópodos pequeños, ya sean arácnidos o insectos como escarabajos, moscas, termitas y arañas.

Viviendo en cautiverio ingieren diminutos grillos, colémbolos o moscas de frutas que les proporcionan sus dueños, pero al alterar su dieta dejan de ser venenosas.

Rana flecha azul: una presa de temer para los depredadores

Debido al nivel de veneno que segrega la rana flecha azul, es una especie sin depredadores naturales, pues los carnívoros relacionan sus colores al peligro.

Realmente la única amenaza para estos anfibios son los seres humanos, quienes alteran su ecosistema o los capturan para venderlos como mascotas.