CORRECAMINOS » El ave que prefiere correr en vez de volar

El correcaminos, familia de los Cucúlidos, es un ave que realiza pequeños vuelos cerca de los árboles, aunque su nombre se debe realmente a que pasa mayor parte de su tiempo corriendo en el suelo, por lo tanto también es un animal terrestre que además conforma el grupo de las criaturas ovíparas, es decir, se reproduce a partir de huevos.

Características del gran corredor terrestre

Tiene una longitud aproximada de 55 a 60 centímetros. Asimismo, el color de su pelaje generalmente es pardo claro combinado con manchas blancas y negras.

Por otra parte, en la cabeza tiene una cresta muy peculiar. Las patas de este ejemplar son lo suficientemente fuertes para recorrer hasta 40 km/hora.

Posee un dedo hacia atrás con el que se sujeta de las ramas. Este animal entra en la clasificación de los ovíparos terrestres, lo que significa que las hembras no paren, sino que colocan huevos.

Produce una especie de canto similar a un quejido y también es un espécimen muy divertido, ya que le gusta competir con otros animales a quienes ve corriendo, lo cual lo ha hecho merecedor de su nombre.

Suele descansar cerca de los árboles con el fin de refrescarse cuando la temperatura aumenta y el calor se vuelve muy fuerte e insoportable.

Hábitat del correcaminos: los biomas semidesérticos de México y EE.UU.

El correcaminos es una criatura que se encuentra en biomas semidesérticos de países como México y los Estados Unidos (EE.UU.).

Y es que se adapta bastante bien a este tipo de ecosistemas con climas áridos, donde ocurren pocas precipitaciones durante todo el año.

Asimismo, es un animal terrestre que habitualmente se desplaza en zonas donde abunda el chaparral, un tipo de arbusto de Centroamérica y Sudamérica. También se le puede ver en matorrales.

Otro de los lugares donde hace vida es en la meseta central del país azteca, el cual se caracteriza por tener temperaturas altas sin lluvias recurrentes.

Del mismo modo, ocupa parte del Golfo de México y la llanura de la costa del Pacífico, en alturas que no sobrepasen los 2700 metros sobre el nivel del mar.

Conoce los hábitos de alimentación que tiene el correcaminos

La alimentación del correcaminos es muy diversa ya que es un animal terrestre omnívoro, puesto que es capaz de comer animales, semillas y hasta granos.

En cuanto a su lado carnívoro, esta criatura es muy hábil y rápida, cualidades que le permiten cazar con mucha facilidad a escorpiones, insectos, roedores, lagartos, serpientes y hasta otras aves pequeñas.

En su menú también incluye frutas, por lo que es un ejemplar que se adapta fácilmente a diversos ambientes con estos tipos de comestibles.

Reproducción del correcaminos: una criatura monógama

Al iniciar la época de reproducción, los machos cortejan a las hembras aproximándose a ellas con una rama que luego dejan caer al suelo.

Otra muestra de afecto para ganar la atención de sus compañeras, es acercándose moviendo la cola, aunque a veces optan por perseguirlas velozmente.

Además, son criaturas monógamas, es decir, permanecen durante toda la vida con sus parejas, cuidándose el uno al otro ante cualquier amenaza.

Se trata de una especie ovípara terrestre, lo cual implica un desarrollo en huevos que son incubados por los padres, proceso que en esta especie se demora unos veinte días.

En este sentido, las madres colocan alrededor de seis huevos después de una fertilización interna, y comúnmente tienen un tono color crema o amarillo claro.

Nidos y cuidados de las crías

Los nidos de los polluelos son construidos en pequeños árboles o cactus, a base de materiales tales como: hojas, ramas, pieles de serpientes, plumas y césped.

El cuidado de las crías la realizan los dos padres, quienes se encargan de alimentarlos durante el primer mes hasta que sepan defenderse por sí mismos en su hábitat natural.

Conoce a los principales depredadores del correcaminos

A pesar de la rapidez del correcaminos, no escapa de ser presa de algunos depredadores entre los que destacan coyotes, mapaches, gatos y zorrillos.

Los huevos son los más vulnerables, ya que son atacados principalmente, por animales ágiles como los coyotes.

Sin embargo, actualmente el hábitat de este animal terrestre ha sido invadido en algunas zonas para construcciones urbanísticas y de carreteras.

Otra causa que ha puesto en peligro la subsistencia del correcaminos, es la utilización de insecticidas dentro de su entorno, porque muchos de ellos fallecen tras ingerir animales contaminados con este tipo de sustancias.

El correcaminos ha sido víctima de la caza indiscriminada, sin embargo, en los últimos años ha reducido la captura de este ejemplar.