ANIMALES OVÍPAROS TERRESTRES » Características, reproducción, alimentación

En la naturaleza se pueden encontrar incontables especies de seres vivos, y a pesar que muchas de ellas pertenecen a diferentes clases, comparten ciertas características que ayudan a clasificarlas para conocerlas mejor, ya sea por el hábitat en el que se encuentran o sus métodos de reproducción, como por ejemplo los animales ovíparos terrestres, criaturas que nacen a partir de huevos y luego, al llegar a la adultez, se establecen en la tierra. Tal es el caso de los insectos, reptiles, anfibios y algunos tipos de aves.

Características de los animales ovíparos terrestres

La característica más importante que define a los ovíparos de la tierra, es la cualidad de poner huevos como parte de su proceso reproductivo.

Este rasgo diferencia a dichos animales terrestres de las especies vivíparas, que paren crías totalmente formadas y sin tener que desarrollarse dentro de un cascarón.

Asimismo, muchas de las criaturas ovíparas no poseen un instinto maternal tan marcado como en los seres opuestos que nacen por viviparidad.

De hecho, existen varias especies que luego de colocar sus huevos, no se ocupan de velar por su seguridad ni siquiera luego de eclosionar.

Reproducción de las especies ovíparas terrestres

La reproducción en especies ovíparas terrestres, funciona de dos maneras dependiendo de la clase del animal en cuestión, siendo así de fertilización interna o externa.

Esto significa que los machos de algunos de estos animales, insertan su órgano reproductor a través de la cloaca de las hembras para dejarlas embarazadas.

De ser el caso, hablamos de una fecundación interna, pero en contraposición, otras criaturas como las ranas, pueden inseminar los huevos que previamente colocan las hembras en determinados lugares.

Tipos de huevos según el método de fertilización

Generalmente el método de fertilización se vincula al tipo de huevo donde se gestará el embrión, por lo que es común que al ocurrir una inseminación por medio de copulación, las hembras coloquen posturas con cascarones duros que brindan protección a la clara y la yema del interior, definiéndose así como “amniotas”.

Cuando son fecundados externamente, los huevos son catálogados como anamniotas, es decir, carecen de cascarón, son blandos y necesitan estar en sitios húmedos para mantenerse hidratados.

Hábitat de los ovíparos terrestres

Ya que se trata de diversas especies de animales ovíparos terrestres, su hábitat varía dependiendo de a cuál de ellas pertenezca el ejemplar.

En este sentido, cuando se trata de aves con costumbres terrestres, se pueden hallar en praderas, bosques y matorrales, sean correcaminos, gallinas, faisanes, perdices o codornices, que fácilmente pueden poner huevos en el suelo.

Por su parte, los anfibios pueden vivir en distintos ecosistemas donde se encuentren biomas terrestres cercanos a fuentes acuáticas, predominando en espacios con climas tropicales donde la húmedad y las altas temperaturas siempre se mantienen.

Para la mayoría de los reptiles, tampoco es un problema establecer su hogar en el suelo, donde pueden colocar sus huevos, aunque por ser animales de sangre fría, también es común verlos en zonas cálidas como desiertos o bosques tropicales.

En cuanto a los insectos, constituyen una de las clases más numerosas de todo el reino animal, encontrándose así en bosques, praderas, sabanas y prácticamente cualquier rincón del planeta tierra.

Alimentación

Los ovíparos terrestres pueden tener una alimentación basada en hábitos herbívoros, carnívoros u omnívoros, todo dependerá igualmente de la especie.

Y es que incluso entre las aves, podemos hallar algunas que ingieren carne, como el correcaminos, u otras que comen de todo, como las gallinas.

Lo mismo sucede con los reptiles, anfibios e insectos, pues dentro de cada una de esas clases de animales, existen especies con distintas costumbres alimenticias.

Depredadores de los ovíparos en la tierra

Definir cuáles son los depredadores específicos de los animales ovíparos que viven en la tierra, también es algo que varía por el tipo de criatura y el hábitat que ocupa.

Por ejemplo, una rana puede ser víctima del ataque de un ave rapaz o una serpiente, pero a su vez, la rana devora insectos.

Lo mismo sucede con cada especie y el eslabón que ocupe en la cadena alimenticia, tomando en cuenta que siempre los herbívoros son más vulnerables.

Breve lista de animales ovíparos terrestres

Tal como hemos indicado a lo largo de este post, el grupo de los animales ovíparos terrestres se conforma por reptiles, anfibios, algunas especies de aves y muchas otras de insectos, razón para dejarte una breve lista con parte de este tipo de criaturas:

Saltamontes: son insectos que depositan sus huevos bajo el suelo, cubriéndolos además con una capa de saliva para protegerlos hasta la eclosión.

Correcaminos: los correcaminos son aves que habitan tanto en desiertos como llanuras de arbustos y árboles pequeños. Las hembras colocan alrededor de seis huevos después de aparearse.

Rana flecha azul: un anfibio venenoso que se reproduce en épocas lluviosas. Las hembras ponen sus huevos en sitios oscuros con mucha humedad.

Tritón jaspeado: pasa la mayor parte de su vida en tierra, a excepción de la etapa reproductiva, cuando pone huevos en el agua.

Cecilias: anfibios ápodos del orden Gymnophiona. Son muy difíciles de avistar debido a que acostumbran a vivir bajo tierra, sin embargo, realizan la metamorfosis en el agua hasta madurar.