ÑU » Un rumiante africano con cuernos afilados

Dentro de la diversidad de especies que hoy habitan en el planeta se encuentra el ñu, un rumiante de origen africano, familia de los antílopes, que se caracteriza como todo miembro de este grupo por tener cuernos afilados, además, es una criatura de cuerpo robusto con una melena muy peculiar.

Asimismo, este herbívoro terrestre posee dientes incisivos resistentes y útiles para alimentarse del pasto y de otros productos de origen vegetal.

Descubre las características del enorme rumiante barbado

La altura de este animal terrestre alcanza casi los tres metros, por lo que su peso ronda los 275 kilogramos. Generalmente posee una barba negra cerca de la quijada.

Actualmente existen dos tipos de ñu: el negro y azul, los cuales difieren en algunos rasgos morfológicos, así como en el color de su pelaje.

En este sentido, el “ñu negro” tiene tonos marrones oscuros y una cola blanca. Con relación al azul, realmente es grisáceo con el rabo negro.

Su cuello es corto y sus patas delgadas. Estos ejemplares pueden vivir en estado silvestre máximo 20 años, siempre y cuando su hábitat natural no haya sido alterado por el hombre, es decir, que tenga acceso a las fuentes de alimentos y refugio necesarios para subsistir.

Conoce la alimentación del ñu

Parte de la dieta diaria de este herbívoro terrestre incluye pasto corto, que encuentra en las llanuras fértiles de África y en algunas zonas boscosas.

Cuando no hay suficiente pasto, el ñu come plantas, arbustos y hoja de árboles. De hecho entre mayo y junio después de culminar la época de lluvia, un millón y medio de ejemplares migran a las sabanas en busca de comida.

Habitualmente descansan al mediodía, ya que las temperaturas aumentan a esa hora, aprovechando la ocasión para regurgitar sus alimentos, una característica propia de los rumiantes.

Asimismo, beben gran cantidad de agua que hallan en la materia vegetal u optan por tomar el vital líquido de alguna fuente cercana.

Los distintos tipos de hábitat que ocupa el ñu

El ñu se encuentra en distintos biomas de África como son los bosques, pastizales, llanuras, ladera de montañas, prados y sabanas de acacias.

Este animal terrestre se observa en sitios donde abunda la vegetación y el agua, porque como mencionamos en el punto anterior, come plantas y pasto.

Reproducción: una especie polígama de hábitos migratorios

La llegada de la época reproductiva comienza cuando inicia la migración, es decir, entre mayo y junio, durante el celo de las hembras.

Cabe destacar que las hembras alcanzan la madurez sexual antes que los machos, a partir de los dos años, mientras que ellos la obtienen alrededor de los tres.

Durante la época reproductiva, estos animales terrestres se encuentran físicamente estables para aparearse, ya que se alimentan lo suficiente en temporada de lluvias.

Se trata de una especie polígama, por lo tanto, las hembras copulan hasta con tres machos mientras está en su ciclo estral.

Al igual que otras especies, los machos producen gruñidos muy fuertes como llamada para que las hembras acudan al sitio donde ellos se encuentran.

Período de gestación del ñu

El período de gestación va de ocho a nueve meses, durante los cuales se forma una sola cría en el vientre de la hembra.

Cada año nacen alrededor de 500.000 crías entre los meses de febrero y marzo. Los pequeños se adaptan rápidamente a su hábitat natural, ya que caminan e incluso nadan después de unos minutos de su nacimiento.

El ñu: la presa más codiciada de los grandes depredadores

El cuerpo robusto del ñu forma parte de la dieta de grandes depredadores tales como las hienas, o los leones que se desplazan muy cerca de este herbívoro terrestre.

Sin embargo, el peligro está más latente cuando migran y atraviesan los ríos, porque allí son cazados por cocodrilos que esperan el momento de atacar.

Sin embargo, durante los últimos años las zonas donde viven los ñu, han sido afectadas por la intervención del hombre, quien las ha ido destruyendo.

Pese a la situación antes mencionada, esta criatura no se encuentra en peligro de extinción, de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En este sentido, es una especie de preocupación menor.

UICN pide conservar acciones para proteger al ñu

LA UICN ha efectuado diversos llamados por continuar las labores de conservación del ñu en relación a la protección de su hábitat natural, es decir, evitar la deforestación para construcciones o realización de carreteras que impidan el paso del animal cuando migran en temporada de sequía.

Además, estas acciones afectan directamente las fuentes de alimentos y de agua que puede conseguir este herbívoro terrestre para subsistir.

La organización internacional también ha exhortado en reiteradas oportunidades a no participar en la caza del ñu, como se ha realizado ya en varios países que hasta ahora tienen prohibida la venta de su carne, luego de que en el siglo XIX estuviera a punto de desaparecer de la faz de la tierra.