CAMELLO » Un resistente y jorobado herbívoro terrestre

Entre los animales herbívoros terrestres, el camello es uno de los más resistentes porque cuenta con una o dos jorobas sobre su espalda (dependiendo de la especie), que le ayudan a guardar reservas de alimentos capaces de mantenerlo activo hasta por una semana y sin ingerir agua ni materia vegetal, su principal fuente de energía.

Características del camello

El camello es un mamífero ungulado que forma parte de la familia de loscamélidos, es decir, un grupo conformado por criaturas cuyo desarrollo embrionario ocurre dentro de una placenta, pero que además constituye uno de los tipos de animales terrestres que caminan con las puntas de sus dedos, los cuales están cubiertos por una especie de pezuñas.

Aunque entre sus características más destacadas están los cúmulos de grasa que llevan sobre su espalda, mejor conocidos como jorobas.

También son populares por la alta capacidad de resistencia que poseen, pues obtienen sustento directamente de sus depósitos grasos al prescindir de agua y comida.

De hecho es un herbívoro terrestre que se vale de gruesos labios para comer cualquier tipo de plantas incluso espinosas, acumulando amplias reservas de energía.

Por otra parte, cuenta con patas largas y delgadas, así como otros rasgos morfológicos para ayudarlo a sobrevivir en las áridas zonas donde habitan, en las cuales son frecuentes las tormentas de arenas, es decir, pestañas dobles, un parpado adicional y la capacidad de cerrar sus fosas nasales.

Especies y rasgos adicionales

Existen tres tipos de especies vivas actualmente, de las cuales, el camello dromedario -que tiene una única joroba- abarca aproximadamente el 96% de la población.

Con relación a las demás clases, están el bactriano doméstico y el bactriano salvaje, que cuentan con dos depósitos grasos.

Un dato interesante es que las razas domésticas son capaces de cargar más de 250 kilogramos, por lo que comúnmente suelen ser empleadas como transporte.

En cuanto a su peso y tamaño, varía según la especie, por ejemplo, los bactrianos pueden medir alrededor de 3 metros de largo, casi 2 de alto y pesar cerca de 1 tonelada.

Pero los dromedarios, además de llevar una sola joroba, rondan los 2 metros de altura y tienen unos 400 kilos menos que sus otros parientes.

Asimismo, comparten otras características como el pelaje, que comprende tonos de color crema, marrón, negro o en casos excepcionales, blanco.

Alimentación del camello

El camello es un animal herbívoro terrestre, cuya alimentación se basa en consumir cualquier tipo de materia vegetal que encuentren en su camino.

En este sentido, un bactriano salvaje, por ejemplo, se nutre incluso de plantas secas, espinosas como los cactus, pero también de raíces, hojas y arbustos.

Del mismo modo, el ejemplar doméstico fácilmente se alimenta con la ayuda del hombre, ingiriendo dátiles, avena, trigo o maíz.

Asimismo, las jorobas de su espalda le proporcionan líquido y nutrientes en períodos de escasez, pero para ello deben ingerir bastante comida que asegure sus reservas naturales. Entre otras curiosidades, el camello puede beber más de 100 litros de agua en menos de 15 minutos.

Hábitat de los camellos

El hábitat natural de los camellos abarca zonas áridas como la estepa, el desierto o la pradera, pues su gruesa capa de piel les sirve para aislar las altas temperaturas.

Todo ello les garantiza subsistir en ambientes sumamente calientes, como los dromedarios que viven en África, específicamente en el Sahara.

Sin embargo, estos tipos de mamíferos ungulados también soportan los climas fríos, pues en sitios como esos la temperatura puede caer bajo cero de noche.

Siendo precisos, los dromedarios, además de la distribución geográfica ya mencionada, ocupan partes del Medio Oriente, mientras los bactrianos viven en Asia Central.

Proceso de reproducción

Los camellos dependen de un proceso de reproducción vivíparo con fecundación interna, lo que significa que paren a sus crías vivas y completamente desarrolladas.

Vale destacar que alcanzan su madurez sexual alrededor de sus 7 años de edad, y cuando llega el momento de aparearse lo hacen sentados.

La gestación de sus hijos, mejor conocidos como terneros, se tarda un año entero, con variaciones de uno o dos meses demás.

No obstante, las madres solo dan a luz a una única cría, salvo en situaciones exclusivas en las que paren gemelos.

Las hembras se separan del rebaño durante las próximas dos semanas después del alumbramiento para cuidar a su cría, la cual es capaz de caminar a los pocos minutos de nacer.

Depredadores y amenazas de los camellos

Entre los principales depredadores y amenazas de los camellos salvajes (bactrianos), se encuentra el hombre, pues la población de estos animales terrestres es constantemente asediada por cazadores que los atacan para consumir su carne.

No obstante, los lobos también se alimentan de los ejemplares libres que habitan en Mongolia, Asia. Los miembros de esta especie que aún sobreviven, se encuentran en peligro de extinción.

Los dromedarios, en caso contrario, actualmente no tienen enemigos naturales porque casi todos ellos se crían en cautiverio para domesticarlos.