OSO POLAR » Uno de los más temibles depredadores del Ártico

El oso polar, llamado científicamente “Ursus Maritimus”, es un mamífero del Ártico y de otras zonas frías del planeta, que se caracteriza por su gran ferocidad a la hora de cazar. Este animal carnívoro terrestre mide cerca de los tres metros y tiene dientes agudos muy largos con los cuales ataca a sus presas, convirtiéndose en uno de los depredadores más peligrosos del mundo.

Características del oso polar

La bestia pesa unos 700 kilogramos, y su cuerpo cubierto por grasa se encuentra protegido por una capa de piel aislante que le ayuda a soportar las bajas temperaturas del hábitat natural.

El color del pelaje a simple vista es blanco, sin embargo, cuenta con una capa gruesa de piel negra que, según los biólogos, sirve para recibir mayor radiación solar.

Es un animal terrestre de hocico alargado y extremidades cortas, aunque nada muy bien en el agua gracias a sus patas frontales (palmeadas). Tiene orejas pequeñas, al igual que su cola.

Posee 42 dientes que, como mencionamos antes, son agudos. Tiene desarrollado los sentidos del oído, la vista y olfato, con este último es capaz de detectar olores a una milla de distancia.

Alimentación

El oso polar, para conservar su cuerpo robusto y gozar de buena salud, debe consumir al menos dos kilos de grasa durante el día.

En este sentido, la foca es su alimento preferido, ya que contienen las calorías necesarias para subsistir en su hábitat natural.

Entre tanto, el cuadrúpedo captura al mamífero pinnípedo, cuando sale a la superficie a tomar oxígeno y se cubre en las capas de hielo para protegerse del frío extremo.

Calentamiento global: un factor que reduce las fuentes de alimentos

Sin embargo, las criaturas del Ártico se han visto afectadas tras el derretimiento de los glaciales a causa del calentamiento global, esto ha traído como consecuencia la reducción de sus fuentes de alimento.

Es por ello que este animal carnívoro terrestre come también renos, peces, roedores, ballenas muertas u otros tipos de criaturas.

Asimismo, los ejemplares machos adultos pueden recurrir al canibalismo, devorando a sus crías cuando no encuentran comida a su alrededor.

No obstante, aquellos que viven en países cerca del Ártico donde hay presencia de humanos, se han visto en la obligación de consumir basura.

Hábitat del oso polar

El oso polar hace vida en el Ártico, el cual se caracteriza por ser un tipo de ecosistema con temperaturas muy bajas y la presencia de capas gruesas de hielo en el agua.

La nieve forma parte del paisaje general del Ártico. Este ejemplar se desplaza mayormente en Canadá, Groenlandia, la Isla de Wrangel, Siberia y Estados Unidos (Alaska).

Sin embargo, como hemos recalcado durante el artículo, la contaminación ambiental ha acelerado el calentamiento global trayendo ocasionando la destrucción en parte de su hábitat.

Por otra parte, en los zoológicos hay ejemplares en cautiverio, y éstos son más delgados ya que su capa de grasa disminuye. Según los biólogos, este hecho se debe a que su cuerpo se adapta a la temperatura cálida.

Reproducción

El oso polar vive en solitario durante el año, pero esto cambia tras la llegada de la época de apareamiento, momento en el que suelen ser más sociables.

Estos animales terrestres alcanzan la madurez sexual al cumplir los cuatros años. Después de la cópula, las hembras tienen un período de gestación de ocho meses.

Ellas se encargan de cavar en el hielo y construir una especie de refugio para resguardar a sus crías. Luego, durante invierno dan a luz entre uno y dos recién nacidos (gemelos), quienes no tienen dientes y son ciegos. Los pequeños se alimentan de la leche materna.

Aproximadamente en un tiempo de 28 meses, permanecen estas criaturas con sus madres. En ese lapso aprenden como cazar y estar alertar ante cualquier peligro.

El oso polar: una especie sin depredadores

Es un animal carnívoro terrestre muy potente que no tiene depredadores, sino lo contrario, siendo él mayor cazador del Ártico.

Cabe destacar que el único ser hasta ahora que pone en peligro la vida del oso polar es el hombre, mediante la producción de combustibles y el uso de energías contaminantes que generan gases de efecto invernadero.

En 2017 circuló en las redes sociales un video de un ejemplar en la Isla de Baffin, situada en el Ártico canadiense, donde se observa a una de estas criaturas desnutrida.

En el material audiovisual se evidencia al individuo caminando en busca de comida sobre los desperdicios, bajo un estado crítico de salud.

Este hecho causó conmoción mundialmente, al ver como una especie tan hermosa va desapareciendo a causa del calentamiento global.