JAGUAR » El felino más grande y astuto depredador de Sudamérica

El jaguar es uno de los animales carnívoros terrestres más astutos que existen en Sudamérica, pues es capaz de trepar a los árboles con el fin de acechar a sus presas, saltar sobre ellas y emplear sus poderosas mandíbulas para morderles el cuello hasta quitarles la vida. Asimismo, ocupa el primer lugar como el más grande de la familia de los Felidae en este continente.

Características del jaguar

Este ejemplar perteneciente al género Panthera, mide casi dos metros de largo, sin mencionar que su cola alcanza entre 45 y 75 centímetros de longitud.

Es un animal terrestre que se desplaza velozmente, sin embargo, con la ayuda de sus extremidades cortas también puede nadar.

Su color varía entre amarillo y rojo, aunque el rasgo más distintivo de su pelaje son los círculos con manchas negras denominadas “rosetas”.

Aunque no es habitual, también existen ejemplares de color negro (melánicos). Generalmente se caracterizan por tener una cabeza grande con facciones robustas.

También cuentan con mandíbulas potentes capaces de perforar incluso la piel de los caimanes. Por otra parte, emiten fuertes gruñidos y otros tipos de vocalizaciones.

Alimentación

El jaguar es un animal carnívoro terrestre por naturaleza, y acostumbra a atacar directamente a sus presas en el cuello o la cabeza.

La dieta de este temible depredador está constituida básicamente por monos, ciervos, tapires, ovejas, ganados, perezas, armadillos, u otros animales.

Sin embargo, al ser un excelente nadador, se le facilita atrapar otras criaturas que viven en los ríos como son: cocodrilos, caimanes, tortugas y peces.

Hábitat del jaguar

El jaguar habita en los bosques tropicales de Sudamérica, es decir, aquellos con climas cálidos y húmedos. Habitualmente se encuentra cerca de los ríos donde consigue parte de su comida.

En el pasado este animal terrestre se desplazó en parte de los Estados Unidos (EE.UU.), sin embargo, la situación cambió y sólo se encuentra en algunas naciones de América Central y del Sur.

Es una criatura que se moviliza en los bosques caducifolios tropicales, sitios donde ocurren constantes precipitaciones y extensos períodos de sequías.

Asimismo, se halla en llanuras herbáceas, zonas ribereñas y de matorrales, aunque la cuenca del Amazonas es el lugar donde existe mayor cantidad de ejemplares.

Reproducción del jaguar

El jaguar es una bestia solitaria y muy territorial, pero cuando llega la temporada de apareamiento se reúne con miembros de sexo opuesto para procrear.

Las hembras obtienen la madurez sexual a partir de los dos años, mientras que los machos la alcanzan a los tres y cuatro años.

Durante esta época ocurre el cortejo, y las de sexo femenino producen sonidos o llamadas similares a aullidos, para alertar a los otros miembros.

En este período el jaguar acostumbra a extender el área de su territorio. De igual manera, los enfrentamientos son frecuentes entre machos para copular con las hembras.

Los ganadores son quienes tienen la posibilidad de estar con ellas. Por otra parte, aún no se ha descifrado cuál es la estación del año donde ocurre el acto sexual, ya que varía según la zona geográfica.

El apareamiento

Al iniciar la cópula, los machos son más afectuosos y lamen la nuca de sus parejas, quienes responden con gruñidos para aceptarlos.

En relación a los machos, se mantienen en silencio mientras se aparean, todo lo contrario a las hembras que son más escandalosas.

No obstante, después de finalizar el acto estos animales terrestres retoman sus hábitos comunes, mientras las hembras se dedican a proteger a sus crías.

Período de gestación

Su período de gestación dura entre 93 y 100 días. Las madres dan a luz un máximo de tres crías, quienes al nacer no tienen desarrollado el sentido de la vista.

Los pequeños son destetados al cumplir los tres meses. Durante los dos primeros años permanecen junto a sus madres, que les enseñan a cazar.

Una especie carente de depredadores

Este animal carnívoro terrestre se ubica en lo más alto de la cadena alimenticia, encontrándose fuera del peligro de ser atacado por otras especies.

Sin embargo, su peor enemigo es el ser humano, quien ha acabado con su hábitat natural desde hace años con la fabricación de viviendas, cultivo de cacao y plantaciones de caucho.

Por otra parte, la tala de árboles en las selvas y bosques tropicales para criar ganado, ha contribuido con la desaparición de algunas criaturas que comúnmente caza el jaguar.

En este sentido, al no tener alimentos ataca directamente el ganado, generando la furia de los propietarios de estos animales, quienes deciden eliminar al felino.

Otra causa es la caza ilegal para la comercialización de su piel, que ha puesto en peligro crítico de extinción a este hermoso ejemplar.